PIE DIABÉTICO
        
 

   La repercusión en el pie de la enfermedad diabética representa una de de las complicaciones habituales de esta afección. El adormecimiento de zonas del pie producidas por la inflamación de los nervios (polineuritis diabética) y la obstrucción de las pequeñas arterias (microangiopatía diabética) puede determinar la aparición de lesiones (úlceras) por el roce del calzado que pueden afectar los dedos, planta del pie y talón. Dichas lesiones son propensas a infectarse dando origen a abscesos en dedos y planta del pie que sin un adecuado tratamiento pueden evolucionar hacia la muerte de los tejidos comprometidos (gangrena) que exponen a la amputación del miembro.
Son factores agravantes de el cuadro la existencia de arterioesclerosis de las arterias de la pierna presente en un 20 a 30 % de los diabéticos, el tabaquismo, obesidad e insuficiencia renal.

        

Gangrena de dedos del pie en un paciente diabético




Diagnóstico

   El mejor tratamiento del pie del diabético es evitar la aparición de estas lesiones, con una correcta evaluación periódica de la circulación del pie, medidas higiénicas, correcto manejo de los niveles de azúcar en sangre,  calzado adecuado, controlando factores de riesgo asociados (tabaquismo, niveles de colesterol, hipertensión).
   La aparición de lesiones en los dedos del pie, talón o planta, a veces precedidas por hinchazón (edema), enrojecimiento, aumento de la temperatura local y dificultad para controlar los niveles de azúcar obliga a una rápida consulta médica. El profesional determinara el carácter de las mismas y el compromiso o no de la circulación del pie. La presencia de oclusión de las arterias de la pierna obliga al restablecimiento de la circulación para hacer llegar a la zona lesionada nutrientes y oxigeno necesarios para la cura de las mismas.
El cateterismo arterial (administración a través de una inyección en la ingle de una substancia de contraste) permite observar con total precisión la existencia y magnitud del daño de la circulación de la pierna y el pie.
Uno de los mayores avances en el tratamiento del pie diabético con daño circulatorio en los últimos años es la terapéutica endovascular. La cual permite a través de una punción en la región inguinal la desobstrucción de las arterias comprometidas (angioplastia), facilitando en forma directa el flujo circulatorio hacia las regiones lesionadas. El tratamiento asociado con los antibióticos adecuados a cada caso en particular, la limpieza (toilette) de las úceras, control de la glucemia facilita la cicatrización de las mismas y la pronta recuperación del paciente sin recurrir a la cirugía convencional (bypass), evitando la progresión hacia la gangrena húmeda que pondrá en peligro el miembro inferior y la vida misma del enfermo.

Paciente que ingreso por gangrena de los dedos del pie. Se realizo angioplastia de arterias ocluidas para mejorar el flujo de oxigeno al pie. Posteriormente se realizo la amputación de las falanges . A los 30 días los tejidos muestran favorables signos de cicatrización.

 

Ulceras en paciente con pie diabético. Limpieza de las mismas para lograr su cicatrización.


Angioplastia percutanea de arterias ocluidas en pacientes diabeticos para mejorar el flujo de sangre oxigenada al pie y lograr la curación de las lesiones.


Evaluación de un paciente con pie diabético el cual fue sometido a una angioplastia de salvataje. Uso del doppler para la deteccion de flujo arterial. Obsérvese lechos cicatrizados de un paciente en donde fue necesario realizar amputación de sus dedos por gangrena. A su vez el paciente presenta una pequeña ulcera en vías de cicatrización.

 

 


[Cerrar]

© 2009 l Buenos Aires - Argentina
Optimizado para 1024x768 px l
Desarrollado por: Graphos Editorial Científica